#8M 2019 En la Sierra de Albarracín

8m 2019 sierra de albarracín

El próximo 8 de Marzo hay convocada una Huelga general feminista en todo el Mundo y desde la Sierra de Albarracín por segundo año nos sumamos a la convocatoria organizando una serie de actos.

El día 8, nuestra principal vía de comunicación entre los pueblos, estará cortada de 9 a 14 h. , por lo que se ha planteado una quedada en los pueblos de la Sierra donde se hará una ronda informando a las personas de los motivos de esta huelga.
En Albarracín la convocatoria es en la Plaza Mayor con un photocall para que las personas que lo deseen apoyen esta huelga a través de las redes sociales e indiquen los motivos por los que se suman a ella. En ambos casos la convocatoria es a partir de las 12:00 horas.
A partir de las 14:00, en la Plaza Mayor de Albarracín, nos juntaremos todas las serranas para comer y posteriormente debatir sobre ¿por qué tenemos que hablar de feminismo?
A las 17:15 Se leerá el manifiesto elaborado por alumnas del I.E.S Lobetano y el manifiesto Por un feminismo de hermanas de tierra elaborado por la escritora y veterinaria María Sánchez y la también veterinaria Lucía López. Posteriormente agrupando coches acudiremos a la manifestación de Teruel convocada a las 19:30, con nuestra pancarta de mujeres serranas, tal como hicimos el año pasado.

20180308_195548

Manifestación feminista 2018

En 2019 todavía se hace necesario definir el termino feminismo ya que está causando mucha controversia últimamente. Según la RAE es el “principio de igualdad de derechos de hombres y mujeres” y es por esto , por la exigencia de igualdad de derechos REALES que se convoca esta huelga.

La huelga del 8M no es una huelga al uso, con ella no se pretende única y exclusivamente que pare en el ámbito laboral la mitad de la población, el movimiento feminista pretende con esta huelga laboral, estudiantil, de consumo y de cuidados , visibilizar el papel de la mujer en esta sociedad, conseguir demostrar que SIN NOSOTRAS SE PARA EL MUNDO; porque si paramos en los cuidados que administramos tanto a nuestras hijas e hijos, como a personas dependientes y personas mayores, porque si dejamos de realizar las labores del hogar, todos esos trabajos no reconocidos pero muy importantes para el sustento de nuestra sociedad se para el mundo.

Lo que pide este movimiento es un cambio en la sociedad, en la forma de organizarse, visibilizar el trabajo no remunerado de las mujeres y que sin él , sin el trabajo silencioso de muchas mujeres, que no aparece en las estadísticas, no se sustentaría nuestra sociedad.

Sí, esta huelga también es de cuidados porque ¿que pasaría si durante un día, sí solo un día, no te encargaras de los niños, la compra , la ropa, o cualquier otra obligación que tengas no remunerada?
¿ y si fuera al revés? ¿ y si tu no realizas esas tareas no es siempre otra mujer la que las realiza?

Hay millones de estadísticas que demuestran la desigualdad real que tenemos las mujeres y no es por falta de preparación ya que el 58% de titulados universitarios son mujeres y solo ocupamos el 28% de los altos cargos. También representamos el 70% de las personas que cobran el Salario Mínimo Interprofesional, esto es debido a que los trabajos mas precarios, casi siempre relacionados con cuidados, limpieza, etc son llevados a cabo casi siempre por mujeres.

En el ámbito sexual ya es alarmante, en la UE el 55% de las trabajadoras ha sufrido acoso laboral.
En España, cada 5 días un hombre asesina a una mujer, 1 de casa 3 personas dicen haber sufrido abuso cuando eran menores y cada 5 horas se denuncia una violación.

Si hablamos del mundo rural que es el que nos atañe, las mujeres aun lo tenemos mas difícil.
Aquí no disponemos de los mismos medios y servicios que las grandes ciudades y se nos hace mas difícil, si cabe, el compaginar la vida laboral con las vida familiar.
No disponemos siempre que queramos de servicio de guardería, atención de las personas mayores… y todas sabemos que existe una obligación no escrita de que seamos nosotras las que dejemos de trabajar o lo compaginamos con reducciones de jornada y haciendo malabares para ocuparnos de la familia; el 50% de las mujeres europeas que trabaja media jornada lo hace por obligación, frente al 13% de los hombres.
El 30% de la población rural piensa que la vida profesional debe pasar a segundo plano tras la maternidad y mas del 50% piensan que la mujer tiene una “ capacidad natural” para las tareas domesticas.
La ausencia de corresponsabilidad en las obligaciones familiares saca del mercado laboral al 30% de las mujeres rurales.

Vivimos en una sociedad hecha por y para los hombres y por eso esta huelga es necesaria. Porque a simple vista tenemos los mismos derechos pero parece ser que no las mismas obligaciones, vivimos en una sociedad llena de normas no escritas que nos hacen pensar que aun nos queda mucho por recorrer.

Tan solo hace 84 años que se nos permite a las mujeres votar y lo cierto es que hemos avanzado mucho desde entonces, pero todo esto no sería posible si las mujeres no nos hubiéramos levantado y alzado la voz exigiendo nuestros derechos legítimos. Porque queremos avanzar hacia una sociedad mas justa e igualitaria os llamamos a todas las mujeres ¡sin excusas! a asistir a las Huelgas de CUIDADOS, LABORALES, DE CONSUMO Y ESTUDIANTILES.
Porque ¡sí chicas!, sí que podemos. Si durante un día, solo un día, dejamos de hacer las tareas habituales el mensaje que se manda a la sociedad es muy potente y se conseguirá visibilizar el problema real que vivimos y que nos afecta de lleno. Queremos que haya un cambio y una reflexión en la sociedad y todo eso no sería posible si no paramos todas y cada una de nosotras.

Nos vemos en la calles y en las plazas el 8 de Marzo.

Texto: Marta Narro.

Anuncios

8M en la Sierra de Albarracín

Cartel 8M Sierra de Albarracín

El 8 de marzo, día internacional de la mujer, se convocan una serie de actividades en la Sierra de Albarracín para conmemorar este día, en un año en que cobra especial relevancia el movimiento feminista.

Los actos comenzarán el 7 de marzo, a las 16:00 horas en la Biblioteca de Albarracín, con la confección de pancartas con las que acudir a la Manifestación  convocada en Teruel el  día 8 a las 19:30 en la Plaza de San Juan.  Con estas pancartas se pretende visibilizar a las mujeres rurales, procedentes de entornos más masculinizados y por lo tanto con más cuestiones que reivindicar.

Posteriormente tendrá lugar una proyección de cine documental sobre la lucha por los derechos de la mujer que dará paso a un debate entre las mujeres participantes.

El día 8 de marzo, se invita a las mujeres serranas a secundar  la huelga feminista internacional, una huelga  que va más allá de lo laboral, ya que el llamamiento incluye la huelga de  cuidados, educativa, de consumo, porque…. si nosotras paramos se para el mundo. 

A las 12:00 en la Plaza Mayor de Albarracín tendrá lugar la lectura de un manifiesto y la presentación del Columpio por la igualdad, una acción simbólica con la que mostrar la importancia de la igualdad de sexos. Todos los actos son abiertos y se invita a participar en ellos a todas las mujeres de la Sierra de Albarracín.

Desde Caranjaina nos sumamos al Manifiesto 8M, publicado en hacialahuelgafeminista.org

 

Manifiesto 8M

JUNTAS SOMOS MÁS. Cada 8 de Marzo celebramos la alianza entre mujeres para defender nuestros derechos conquistados. Fue la unión de muchas mujeres en el mundo, la que consiguió grandes victorias para todas nosotras y nos trajo derechos que poseemos hoy. Nos precede una larga genealogía de mujeres activistas, sufragistas  y sindicalistas. Las que trajeron la Segunda República, las que lucharon en la Guerra Civil, las que combatieron al colonialismo y las que fueron parte las luchas anti-imperialistas. Sin embargo, sabemos que aún no es suficiente: queda mucho por hacer y nosotras seguimos luchando.

La sororidad es nuestra arma; es la acción multitudinaria la que nos permite seguir avanzando. La fecha del 8 de marzo es nuestra, internacional y reivindicativa.
Hoy, 8 de Marzo, las mujeres de todo el mundo estamos convocadas a la HUELGA FEMINISTA.

Nuestra identidad es múltiple, somos diversas. Vivimos en el entorno rural y en el entorno urbano, trabajamos en el ámbito laboral y en el de los cuidados. Somos payas, gitanas, migradas y racializadas. Nuestras edades son todas y nos sabemos lesbianas, trans, bisexuales, inter, queer, hetero… Somos las que no están: somos las asesinadas, somos las presas. Somos TODAS. Juntas hoy paramos el mundo y gritamos: ¡BASTA! ante todas las violencias que nos atraviesan.
¡BASTA! de agresiones, humillaciones, marginaciones o exclusiones. Exigimos que el Pacto de Estado contra las violencias machistas –por lo demás insuficiente– se dote de recursos y medios para el desarrollo de políticas reales y efectivas que ayuden a conseguir una sociedad libre de violencias contra las mujeres y niñas. Denunciamos la represión a quienes encabezan la lucha por los derechos sociales y reproductivos.
¡BASTA! De violencias machistas, cotidianas e invisibilizadas, que vivimos las mujeres sea cual sea nuestra edad y condición. QUEREMOS poder movernos en libertad por todos los espacios y a todas horas. Señalamos y denunciamos la violencia sexual como expresión paradigmática de la apropiación patriarcal de nuestro cuerpo, que afecta de modo aún más marcado a mujeres en situación de vulnerabilidad como mujeres migradas y trabajadoras domésticas. Es urgente que nuestra reivindicación Ni una menos sea una realidad.

¡BASTA! De opresión por nuestras orientaciones e identidades sexuales! Denunciamos la LGTBIfobia social, institucional y laboral que sufrimos muchas de nosotras, como otra forma de violencia machista. Somos mujeres y somos diversas.

¡MUJERES LIBRES, EN TERRITORIOS LIBRES!

Somos las que reproducen la vida. El trabajo doméstico y de cuidados que hacemos las mujeres es imprescindible para el sostenimiento de la vida. Que mayoritariamente sea gratuito o esté devaluado es una trampa en el desarrollo del capitalismo. Hoy, con la huelga de cuidados en la familia y la sociedad, damos visibilidad a un trabajo que nadie quiere reconocer, ya sea en la casa, mal pagado o como economía sumergida. Reivindicamos que el trabajo de cuidados sea reconocido como un bien social de primer orden, y exigimos la redistribución de este tipo de tareas.

Hoy reivindicamos una sociedad libre de opresiones, de explotación y violencias machistas. Llamamos a la rebeldía y a la lucha ante la alianza entre el patriarcado y el capitalismo que nos quiere dóciles, sumisas y calladas.

No aceptamos estar sometidas a peores condiciones laborales, ni cobrar menos que los hombres por el mismo trabajo. Por eso, hoy también hacemos huelga laboral.

Huelga contra los techos de cristal y la precariedad laboral, porque los trabajos a los que logramos acceder están marcados por la temporalidad, la incertidumbre, los bajos salarios y las jornadas parciales no deseadas. Nosotras engrosamos las listas del paro. Muchos de los trabajos que realizamos no poseen garantías o no están regulados. Y cuando algunas de nosotras tenemos mejores trabajos, nos encontramos con que los puestos de mayor salario y responsabilidad están copados por hombres. La empresa privada, la pública, las instituciones y la política son reproductoras de la brecha de género.

¡BASTA! de discriminación salarial por el hecho de ser mujeres, de menosprecio y de acoso sexual en el ámbito laboral.

Denunciamos que ser mujer sea la principal causa de pobreza y que se nos castigue por nuestra diversidad. La precariedad se agrava para muchas de nosotras por tener mayor edad, ser migrada y estar racializadas, por tener diversidad funcional o una imagen alejada de la normatividad. Reivindicamos que nuestra situación laboral nos permita desarrollar un proyecto vital con dignidad y autonomía; y que el empleo se adapte a las necesidades de la vida:  el embarazo o los cuidados no pueden ser objeto de despido ni de marginación laboral, ni deben menoscabar nuestras expectativas personales ni profesionales.

Exigimos también las pensiones que nos hemos ganado. No más pensiones de miseria, que nos obligan a sufrir pobreza en la vejez. Pedimos la cotitularidad de las pensiones y que el tiempo dedicado a tareas de cuidado, o que hemos desarrollado en el campo, sea reconocido en el cálculo de las pensiones al igual que el trabajo laboral y luchamos  por  la ratificación del convenio 189 de la OIT que regula el trabajo doméstico.

Gritamos bien fuerte contra el neoliberalismo salvaje que se impone como pensamiento único a nivel mundial y que destroza nuestro planeta y nuestras vidas. Las mujeres tenemos un papel primordial en la lucha contra del cambio climático y en la preservación de la biodiversidad . Por eso, apostamos decididamente por la soberanía alimentaria de los pueblos. Apoyamos el trabajo de muchas compañeras que ponen en riesgo su vida por defender el territorio y sus cultivos. Exigimos que la defensa de la vida se sitúe en el centro de la economía y de la política.

Exigimos ser protagonistas de nuestras vidas, de nuestra salud y de nuestros cuerpos, sin ningún tipo de presión estética. Nuestros cuerpos no son mercadería ni objeto, y por eso, también hacemos huelga de consumo. ¡Basta ya de ser utilizadas como reclamo!

Exigimos también la despatologización de nuestras vidas, nuestras emociones, nuestras circunstancias: la medicalización responde a intereses de grandes empresas, no a nuestra salud. ¡Basta de considerar nuestros procesos de vida como enfermedades!

La educación es la etapa principal en la que construimos nuestras identidades sexuales y de género y por ello las estudiantes, las maestras, la comunidad educativa y todo el movimiento feminista exigimos nuestro derecho a una educación pública, laica y feminista. Libre de valores heteropatriarcales desde los primeros tramos educativos, en los que las profesoras somos mayoría, hasta la universidad. Reivindicamos también nuestro derecho a una formación afectivo-sexual que nos enseñe en la diversidad, sin miedos, sin complejos, sin reducirnos a meros objetos y que no permita una sola agresión machista ni LGTBIfóbica en las aulas.

Exigimos un avance en la coeducación en todos los ámbitos y espacios de formación y una educación que no relegue nuestra historia a los márgenes de los libros de texto; y en la que  la perspectiva de género se transversal a todas las disciplinas. ¡No somos una excepción, somos una constante que ha sido callada!

 

¡VIVAN LA HUELGA DE CUIDADOS, DE CONSUMO, LABORAL Y EDUCATIVA!
¡VIVA LA HUELGA FEMINISTA!

Ninguna mujer es ilegal. Decimos ¡BASTA! al racismo y la exclusión. Gritamos bien alto: ¡No a las guerras y a la fabricación de material bélico! Las guerras son producto y extensión del patriarcado y del capitalismo para el control de los territorios y de las personas. La consecuencia directa de las guerras son millares de mujeres refugiadas por todo el mundo, mujeres que estamos siendo victimizadas, olvidadas y violentadas. Exigimos la acogida de todas las personas migradas, sea por el motivo que sea.¡Somos mujeres libres en territorios libres!


Denunciamos
los recortes presupuestarios en los sectores que más afectan a las mujeres: el sistema de salud, los servicios sociales y la educación.

Denunciamos la corrupción como un factor agravante de la crisis.

Denunciamos la justicia patriarcal que no nos considera sujetas de pleno derecho.

Denunciamos la grave represión y recortes de derechos que estamos sufriendo.

Exigimos plena igualdad de derechos y condiciones de vida, y la total aceptación de nuestra diversidad.

¡NOS QUEREMOS LIBRES, NOS QUEREMOS VIVAS, FEMINISTAS, COMBATIVAS Y REBELDES!
Hoy, la huelga feminista no se acaba:
¡SEGUIREMOS HASTA CONSEGUIR EL MUNDO QUE QUEREMOS!